ABOGADO DE CHILE: DUDOSO QUE PROYECTO ROYALTY PROSPERE HOY, PERO PROBABLE A MEDIO PLAZO

Share This Post

Los altos precios del cobre han intensificado la discusión de hacer más agresivas las leyes de regalías mineras de Chile.

Días después de que la comisión de finanzas de la cámara baja de Chile diera un voto negativo, el plenario de la cámara aprobó el proyecto de ley de 2018 que propone cambios al impuesto específico a la minería introducido en 2005.
Sin embargo, existen muchos obstáculos constitucionales que probablemente no permitirán que este proyecto se convierta en ley, según Rony Zimerman, experto en el sector de recursos naturales del bufete de abogados chileno Lembeye.
Uno de los obstáculos constitucionales es el hecho de que esto puede verse como un nuevo impuesto, y los impuestos requieren una iniciativa presidencial, mientras que esta fue una iniciativa parlamentaria, agregó Zimerman.
El país se está preparando para una iniciativa pionera para reescribir la constitución, en medio de una presión pública de larga data para cambiar las reglas constitucionales con respecto a la minería, pero hay muchas ideas en competencia sobre cuáles cambios son los mejores.
Ahora, cuando esta ley de regalías es de alto perfil, es probable que algunas de las enmiendas apunten en esta dirección. Zimerman afirma que una verdadera regalía puede requerir una nueva constitución, pero un impuesto que imite dicha regalía aún podría introducirse sin un cambio constitucional.
«Se puede redactar un proyecto de ley que establezca un impuesto más alto a la minería dentro de la constitución existente, tal vez de mano de un futuro gobierno de centro-izquierda. Hay un apoyo popular creciente para tal medida,» dijo, agregando que aunque el proyecto de ley actual probablemente no prospere, este esfuerzo del Congreso es un aviso importante de que una batalla sobre este tema está a punto de brotar.
«Ya sea a través de una regalía minera tradicional, impuestos industriales más altos o patentes anuales más caros, es probable que los proyectos de minería y exploración paguen tasas más altas en el mediano plazo», concluyó.
El proyecto de ley de 2018 propone que las empresas mineras deben pagar un impuesto del 3% del valor de mercado del cobre (y del litio) que producen, y que también deben incluirse las empresas que producen menos de 12.000 toneladas por año.

El especialista en recursos naturales del bufete de abogados Lembeye, Rony Zimerman

Esto sería un cambio importante con respecto a la ley de regalías de 2005, que aplica una tasa variable a las ganancias operativas, que va del 5% al 14%, dependiendo del tonelaje de metal que cada empresa produce. Hay un conjunto de tarifas para las empresas que producen hasta 50.000 toneladas por año y otro para las que producen más de 50.000 toneladas, mientras que las empresas que producen menos de 12.000 toneladas por año están exentas.
El impuesto a la minería se suma al impuesto estándar del 27% que todas las empresas pagan sobre las ganancias de hasta 17.000 UF (US$615.895 en la actualidad). Sin embargo, el proyecto de ley de 2018 surgió porque muchos afirman que el lobby minero logró debilitar la ley de 2005 en ese momento.

¿Mejor un impuesto al metal procesado que a base de utilidades?

SÓLIDOS ARGUMENTOS DE LA INDUSTRIA

Al rechazar el proyecto de ley justo antes de que la cámara baja lo aprobara, la comisión de finanzas estuvo de acuerdo con el argumento del lobby minero de que los márgenes de las empresas ya están bajo una gran presión debido a los impuestos, y que un cambio en las leyes podría dañar la buena reputación de estabilidad que tiene Chile.
Se podría argumentar que no se produjo tal daño en 2005, pero Zimerman señala que el superciclo del precio de cobre en esos días era un animal completamente diferente en comparación con el auge de precios actual.
«Es comprensible que en el contexto del malestar social y el debate constitucional muchos busquen ver si los proyectos mineros pueden hacer una mayor contribución a la sociedad chilena, especialmente cuando ven el aumento de los precios del mercado. Pero este fervor público debe ser moderado mediante la comprensión de los factores actuales de la industria que podrían enfriar las inversiones, como la disminución de las leyes de cobre en algunos lugares y la inestabilidad social. Estos, junto con un cambio en el marco legal de inversiones, podrían afectar el entusiasmo por invertir,» dijo el abogado.

Este esfuerzo del Congreso es un aviso importante que muestra que se avecina una batalla sobre este tema.

Relativos independientes en el mundo empresarial, como el economista Tomás Flores del thinktank Libertad y Desarrollo y la vicepresidenta de Sofofa, Susana Jiménez, también han apoyado a la industria, enfatizando que el nivel de los impuestos específicos a la minería en Chile está superado solo por el caso de Australia, y en este sentido los dos países forman un subgrupo único con impuestos muy por encima de otras economías mineras en todo el mundo.
Jiménez también señala que en la encuesta anual de empresas mineras del Instituto Fraser, en 2020 Chile ocupó el puesto 30 como territorio más atractivo, habiendo alcanzado el sexto lugar en 2018.

Proporción de empresas de exploración activos vs inactivos en Chile / Fuente: Cochilco, Oct 2020

DIVISIONES ENTRE LOS QUE ESTÁN PRO-ROYALTY

La regalía de 2005 se inspiró en un superciclo de precios del cobre que comenzó en 2003, y convenientemente permitió que el país acumulara fondos que lo protegieron durante la crisis financiera de 2008. A pesar de ese resultado positivo, las críticas de que el cambio de ley de 2005 no fue suficiente se han mantenido constantes a lo largo de los años, e incluso quienes están detrás del proyecto de ley de 2018 no pudieron haber previsto la gravedad de la pandemia o incluso el malestar social que estalló en octubre. 2019 (y cuyos efectos negativos podría decirse que todavía están presentes, aunque enmascarados por la pandemia).
En consecuencia, ha habido llamamientos para ir un paso más allá de simplemente gravar la producción en lugar de las ganancias.
El posible candidato presidencial Ignacio Briones (miembro del directorio de Codelco y, hasta enero de 2021, ministro de Finanzas  del presidente Sebastián Piñera) reiteró recientemente una propuesta de larga data de que, en lugar de alterar el impuesto a la minería, Chile debería aumentar el costo de las 

patentes anuales de exploración y explotación minera. Esto emularía la estructura utilizada en Australia, Canadá, Estados Unidos y Perú, y podría más que duplicar el dinero que genera el impuesto, estima.
A US$1,4/ha para exploración y US$7/ha para minería, las licencias chilenas son algunas de las más baratas entre las economías dependientes de la minería del mundo, con una licencia de exploración de 100ha a US$148 en comparación con los US$6.552 y US$5.951 en los EE.UU. y Perú, respectivamente.
Este costo relativamente bajo y la validez ilimitada de las licencias permite a las grandes empresas acumularlas fácilmente para uso futuro, y como resultado tienden a permanecer inactivas durante largos períodos.
Por lo tanto, un mayor costo de las licencias podría actuar como un incentivo para ponerlas a trabajar y obtener un retorno sobre esa inversión, o venderlas a empresas que están mejor posicionadas para hacerlo.

Superciclo del precio de cobre, 2005-2008 / Fuente: Enzo Napoli y Patricio Navia, 2009

ANTECEDENTES DEL IMPUESTO DE 2005

Si bien la dependencia de Chile del cobre se remonta a muchas décadas y siempre ha tenido un fuerte elemento de inversión extranjera, varios eventos en 2002-2003 impulsaron la discusión sobre cuánto estaba perdiendo el país en términos financieros frente a estos actores extranjeros.
En primer lugar, Exxon Mobil Minerals logró vender su propiedad Disputada a Anglo American por US$1.300mn sin pagar ningún impuesto a las ganancias de capital en Chile, gracias a su argumento de que el acuerdo era entre dos empresas extranjeras.
En segundo lugar, tras unos seis años de caída de los precios del cobre, el metal empezó a ganar terreno en 2003, culminando con un crecimiento explosivo a finales de año.
Paralelamente, la contribución de la industria minera al PIB de Chile se duplicó de 7% en 2000 a 13,4% en 2004, sin señales de ceder.
Por lo tanto, la discusión sobre una regalía fue febril en 2003 y 

2004, y finalmente condujo a cambios en la ley general del impuesto sobre la renta y la ley de inversión extranjera. El resultado, aprobado en junio de 2005, fue el «Impuesto Específico a la Minería».
El gráfico anterior muestra que el impuesto a la minería llegó justo a tiempo para aprovechar del aumento prolongado en el precio del cobre.
El impuesto llegó a representar el 34% de los ingresos fiscales en el 2006, cuando la minería del cobre realmente dominaba la economía de Chile, pero en términos absolutos los ingresos por este impuesto alcanzaron un máximo en el 2012 de US$626mn.
En ese año, otros sectores ya se habían recuperado de la crisis de 2008, reduciendo la contribución del cobre a menos del 20% de los ingresos fiscales. Finalmente, la caída de los precios del cobre en los años siguientes, junto con el malestar social y la pandemia de 2019, significó que el impuesto contribuyó solo un 5,9% de los ingresos fiscales en 2020.

Subscribe To Our Newsletter

Get updates and learn from the best

More To Explore

Do You Want To Boost Your Business?

drop us a line and keep in touch

Learn how we helped 100 top brands gain success.

Let's have a chat